¿Cómo aprovechar al máximo los espacios en un market de diseño?

Mercados , Diseño | 11 de Julio de 2018

En mi etapa como "maker" (por llamarlo de alguna manera) de producto de diseño, pasé por muchos tipos de mercados de diseño. Cada uno era de su padre y de su madre en cuanto a medidas del espacio, mobiliario proporcionado por el promotor, integración con los compañeros, posibilidades de intervención, etcétera. Por eso, aquí te doy algunas ideas que a mi (y a otros compañeros) me sirvieron para sortear estos problemas dando una imagen homogenea a mi espacio estuviera donde estuviera.


Las limitaciones

Las limitaciones más importantes que casi siempre he encontrado en los mercados a la hora de configurar o diseñar mi stand han sido las siguientes:

- Posibilidades de intervención del espacio: esto es, responder a las preguntas ¿puedo colgar un cartel? ¿puedo pegar al suelo un trozo de césped? ¿puedo poner clavos en la pared? ¿Puedo apoyar una trasera de madera en esa columna?

- Mobiliario proporcionado por el promotor: esto es, la respuesta a las preguntas ¿Tenéis mesas y/o sillas? ¿Hay que llevar carpa? Si no, ¿alquiláis carpas? ¿Tenéis burros? ¿De qué medida son las mesas que proporcionais? ¿Y las sillas? ¿De qué color?

- Medidas e integración con los compañeros: esto es, la respuesta a las preguntas: ¿Cuánto ancho y alto puedo utilizar del espacio? ¿El espacio está delimitado? ¿De qué manera está delimitado el espacio si lo está? ¿Puedo ampliar mi stand con el de mi compañero y hacer un stand conjunto? ¿Puedo compartir mi espacio con otra marca?

 

Estas limitaciones no suelen ser caprichos de la organización. Generalmente están dadas por características particulares del lugar donde se realiza el evento, las dimensiones, los espacios disponibles, etcétera. Todo esto es habitual y nos vamos a encontrar muchas diferencias entre los diferentes lugares a donde queremos ir a exponer nuestros productos.

Es por ello que la mejor respuesta es que nuestro diseño de stand sea, en la mayor medida posible, independiente del espacio y mobiliarios del evento. ¿Y cómo se consigue eso? Aquí van algunos consejos:

 

Los consejillos

 

EL MOBILIARIO, MEJOR SI ES PROPIO

Siempre que sea posible. Cuando yo exponía mi marca en mercados, nunca utilicé mobiliario de la organización. Esto lo hacíamos así porque sabíamos perfectamente cómo adecuar cada pieza de nuestro mobilliario según nuestras necesidades, por lo que no hay que estar inventando nuevas maneras de colocar la inmensidad de cosas que uno se lleva a los mercados cada vez que íbamos a uno nuevo, ya sabeis: la caja del dinero, el stock, los productos para mostrar, la cartelería, etcétera.
Si ya conozco mi mobiliario, puedo organizarlo todo mucho mejor.

Además, de esta forma consigues tener una imagen homogénea en todos los lugares a donde vayas, lo que es un montón de puntos ganados en cuanto a imagen de marca.

Esto no quiere decir que, en base a tu experiencia, no cambies algunas cosas de un evento a otro, pero sí que estos cambios van a ir siempre destinados a mejorar tu imagen de marca y la experiencia de compra, y no en función de que un evento te pueda dar una mesa más grande o sillas de colores.

 

LO MÁS MODULAR POSIBLE

El mobiliario que se utilice debe ser lo más modular posible: precisamente porque los espacios son muy variables en cuanto a tamaño. Por ejemplo: si en lugar de una gran mesa, tengo tres de diferentes tamaños, puedo eliminar alguna en caso de ser un espacio pequeño o ampliar en caso de ser un espacio grande. 

Nosotros, que no éramos precisamente los más granado en diseño de espacios interiores, optamos por una opción sencilla pero que quedaba bien en casi cualquier sitio, las típicas estanterías KALLAX de Ikea. Sí, no es lo más bonito ni original del mundo, pero dadas nuestras limitaciones, eran una opción muy práctica en este sentido.

 

EVITAR MOBILIARIO DEPENDIENTE DE OTROS ELEMENTOS

Es habitual querer colgar cosas de una pared, de una carpa, o pegar cosas en el suelo o en algún otro elemento del edificio o sala donde sea el mercado. Esto puede ocasionar problemas o limitaciones según el sitio. Por eso, en mi caso, aprendimos a llevar mobiliario que pudiera ser utilizado sin ningún tipo de dependencia con otros elementos. Es el caso, por ejemplo, de los burros. Los burros te permiten colgar cosas en diferentes alturas sin necesidad de utilizar una pared.

 

INTENTA SALIR DE LA CLÁSICA MESA DE MERCADILLO

La mesa de mercadillo, la mesa en general, es la manera de exposición más común de todo lo que nos podemos encontrar en los mercados. Es la estándar. Y precisamente por eso, no dice nada. Pero eso lo dejaremos para el siguiente punto. Lo importante aquí es que la mesa donde tiene que caber todo suele ser la opción menos flexible de todas las que puedes optar a la hora de diseñar un espacio. Hay que abrir la mente e intentar ver de qué manera puedo disponer los productos que no sea encajándolos en una mesa clásica, donde nuestros clientes tienen que agachar la cabeza y dejarse el lumbago para poder ver nuestras chuladas.

Lo que a nosotros nos ha funcionado mejor, y a otros compañeros también, ha sido mostrar el producto a la altura de la cabeza del cliente, teniendo en cuenta que lo más común es que vaya andando en posición erguida. En este sentido, es más interesante poner el producto en vertical que en horizontal. Los supermercados top lo hacen así en sus estanterías, y esta gente saben bastante de vender cosas. Recientemente, de hecho, he visto cómo en uno de los Mercadona de mi barrio han colocado los productos de congelación en neveras verticales, en lugar de las clásicas horizontales. Un aciertazo.

Uno de los ejemplos que siempre recuerdo en este sentido es el de la estantería de mis amigos de Barqet, con los que coincidí en varios mercados del país.

Expositor para mercados diseñado y fabricado por los propios promotores de la marca de zapatos BarqetExpositor diseñado y fabricado por los propios promotores de la marca de zapatos Barqet

 

Este tipo de diseños se puede encargar a un diseñador o carpintero para que te haga la pieza a medida. En este caso concretamente, la estantería, diseñada y fabricada por los propios promotores de la marca de zapatos Barqet, cumplía la máxima de este punto: evita la típica mesa de mercadillo, añadiendo además tres ventajas brutales:

-- Te permite entablar una relación directa con el cliente, mucho más amigable que la interrumpida por la mesa.

-- Es desmontable y "fácilmente" transportable.

-- Te diferencia del resto.

Y enlazando con esto vamos al último punto:

 

DIFERÉNCIATE DEL RESTO

La mesa típica de mercadillo donde colocamos nuestras piezas, insisto, es lo más común que te puedes encontrar en un mercado. Y no está mal, es una opción como cualquier otra. Pero es la más común. Cuando hemos puesto (y ponemos) todo nuestro cariño en producir las mejores piezas, los mejores diseños, los mejores productos, no podemos dejar que todo ese trabajo no luzca en su máximo esplendor.

Una mesa de apoyo siempre es interesante, pero podría no ser la pieza principal. En mi etapa de expositor, me solía apoyar de burros con rejillas colgantes que me permitían mostrar la mayoría del catálogo en una posición cómoda para el visitante. Esto me permitía también dar la bienvenida a mi cliente al espacio, es decir, dejarle que entre en el espacio que teníamos asignado y tocara y buscara las piezas que más le gustaban, sin mesa de por medio, siempre a un lado, con las cajas con el stock para servirlas cuando fuera necesario.

Expositor de rejilla de Tapatucam en la Segunda Edición de Terral MarketExpositor de rejilla de Tapatucam en la Segunda Edición de Terral Market

 

Conclusión

Por supuesto no existe una fórmula mágica para diseñar un espacio para cualquier evento. Estos son algunos consejos en base a la experiencia que he tenido personalmente y que puede ser que no sirva en todos los casos.

También hay lugares donde pueden "obligarte" a utilizar una configuración concreta de mesa y carpa, por ejemplo. La verdad es que yo no me he encontrado algo así en ningún mercado de diseño, pero puede ser que en algún otro tipo de mercados más eclécticos o generalistas sea diferente.

En definitiva, se trata pues de que tu diseño de stand siempre vaya contigo, sea totalmente acorde con el diseño de tu marca estés donde estés, puedas modificarlo levemente en caso de que sea necesario por las características del evento sin que pierda su esencia, y permita que tus clientes sean capaces de diferenciar tu propuesta del resto para que tu producto luzca más.